Publicado el Deja un comentario

EL TOMATE VALENCIANO

Luces, cámara… ¡Acción!

Aparece en escena el mejor tomate del mundo: el tomate valenciano.

Quien lo ha probado de primera mano, lo sabe.

El tomate valenciano es una variedad única y muy apreciada en España que solo se cultiva en la huerta de Valencia. De ahí su nombre.

Características del tomate valenciano

Entre las características que definen al tomate valenciano, tanto físicas como organolépticas, pueden enumerarse:

  • Su particular forma de corazón (y otras, que se detallan en el siguiente punto)
  • La piel fina, que suele dibujar unas estrías verdes muy características
  • Su textura carnosa y abundante, para el buen comer
  • La intensidad de aroma y sabor. Basta con acercar el tomate valenciano a la nariz para sentir su potencia
  • Su dulzor y poca acidez, gracias al riego con aguas salitrosas que transforman los azúcares
  • Los hombros verdes que desaparecen al madurar

Las formas del tomate valenciano

No te esperabas que tuviera diferentes formas, ¿verdad?

Pues el fruto tiene hasta tres, las vemos:

  • Masclet: es el que tiene forma de corazón, es decir, está terminado en punta.
  • Femella o arreplegat: tiene una forma acorazonada, pero algo achatada. Termina en hendidura (es el de la foto).
  • Rollo: su forma es irregular. Suele ser el primer tipo de tomate en formarse en la planta, pero a pesar de la forma, sus cualidades organolépticas son idénticas a los otros dos tipos.

El cultivo del tomate valenciano

En condiciones ambientales normales, la temporada del tomate valenciano es en verano, que en el hemisferio Norte ocupa los siguientes meses:

La planta de tomate valenciano requiere de cuidados concretos y un manejo constante:

  • Las semillas se siembran en semilleros protegidos de las condiciones ambientales de invierno
  • Más tarde, las plantas se mueven a otro semillero sin protección para que se vayan aclimatando
  • Finalmente se trasplantan en campo, al lugar definitivo, donde se desarrollarán
  • Es necesario un riego frecuente, muchas horas de luz solar (8-10h al día) y altas temperaturas, pero no extremas
  • La planta necesita labores de entutorado que la guíen sobre la estructura y una poda recurrente
  • El momento ideal para cosechar los frutos es cuando están completamente maduros

¿Todavía no cultivas tomate valenciano?

¡Ya no tienes excusa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.