Publicado el Deja un comentario

¿Por qué el zumo no es tan saludable como la fruta entera?

selective focus photography of pure orange juice

“Bébete el zumo, que se le van las vitaminas”. Puede que alguna vez hayas escuchado esta frase en casa y también muchos otros rumores sobre si es o no lo mismo comerse la fruta entera que su jugo.

Utilicemos a la naranja de ejemplo para ver cómo se comporta la fruta en estos casos:

¿Qué pasa cuando se hace zumo con la fruta?

Al exprimir una naranja y no consumir toda su pulpa, se pierde una importante proporción de vitaminas y minerales, pero fundamentalmente de fibra.

Esta fibra que se elimina al exprimir la naranja es saciante, ralentiza la absorción de azúcar, favorece el tránsito intestinal y el crecimiento de bacterias beneficiosas intestinales.

Además, la famosa Vitamina C del zumo de naranja no resiste durante mucho tiempo a la exposición de luz y aire, al contrario que en la fruta entera, donde su contenido es mucho más alto.

Otro factor interesante es que las calorías del zumo son las mismas que tenía la fruta cuando estaba entera, por lo que los picos de glucosa también aumentan.

¿Qué tipos de azúcares hay?

Tenemos que diferenciar entre:

  • Azúcar intrínseco: el que contiene el propio alimento.
  • Azúcar libre añadido: el que ha sido adicionado al producto durante su producción, preparación o en el momento de consumo.
  • Azúcar libre: aquellos naturalmente presentes en zumos de fruta, jarabes y la miel.

La diferencia entre ellos está en cómo los metaboliza nuestro organismo:

Cuando exprimimos la naranja, aumenta la cantidad de azúcares libres, dado que la fruta no está íntegra y no mantiene su matriz alimentaria y comienza a comportarse como un azúcar añadido.

Este tipo de azúcar se metaboliza muy deprisa provocando picos de insulina poco saludables en nuestro organismo.

¿Nuestra recomendación?

Para una dieta saludable y equilibrada, mejor elige la pieza de fruta entera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.